INFRAESTRUCTURA TÉCNICA PARA LA GRABACIÓN DE “EL HOBBIT”

(Alba Corcobado, Jorge González, Sara Félix, Irene Carmona y Lara Sánchez)

La cámara utilizada en las producciones 3D (por ejemplo en El Hobbit) es la RED Epic, una cámara de la empresa RED que cuesta un mínimo de 9.500 dólares pero que puede alcanzar los 29.500 en función de las especificaciones que se escojan. Esta cámara graba en digital en tarjetas fácilmente intercambiables de un mínimo de 128 GB de almacenamiento. Es necesario tanto almacenamiento pues esta cámara graba en una resolución mínima de 4K siendo la grabación en 5K (5120 × 2880 píxeles normalmente) la empleada en producciones como El Hobbit. Además de esto, es clave que graba a 48 fotogramas por segundo, pues el ojo humano detecta cerca de 60 fotogramas por segundo y se obtiene una mayor aproximación a la visión tradicional humana de lo que lo haría un ratio de fotogramas por segundo de 24, que es el empleado normalmente en cine.

Ilustración: ‘El Hobbit’ [1]

Por otro lado, si, como dice Dan Hennah (diseñador de producción de la trilogía el Hobbit), se observa el tratamiento del color de la cámara RED Epic, se puede comprobar cómo se come parte del color. Por ello, lo más habitual es aportar más color al objeto, persona o vestimenta que se captura con la cámara y reducir el color en postproducción, en caso de que sea necesario. Se añade color antes y no después de grabar porque en postproducción no se puede crear color si no se dispone de información digital suficiente en las imágenes. El principal punto que sorprende al verse es el cómo se aumenta la intensidad del color en la piel de los actores con el objetivo de que se disponga de la información suficiente al capturarlo con la cámara de RED. Esta necesidad de aumentar la intensidad de color obliga a los especialistas en maquillaje en dar un color más oscuro y rojizo a la piel para mostrar un tono similar al que se vería si recorriera mucha sangre por el cuerpo del actor, de modo que al grabar el color de la piel sea el normal que se vería al grabar con cualquier otra cámara[2].

Otro punto afectado por la grabación con estas cámaras, sobre todo por la alta resolución y los 48 fotogramas por segundo, es el realismo del movimiento del pelo, como dice Peter King (otro miembro del equipo de diseño del Hobbit). Esta calidad de imagen obliga a que el pelo sea real, pues el pelo artificial empleado en casi todas las producciones cinematográficas sería percibido como falso.

Para grabar en 3D existe la necesidad de rodar con 2 cámaras. Esto supone un problema pues las cámaras de cine poseen unas lentes tan grandes que no les permiten obtener una visión interocular (equivalente a la visión que tenemos los humanos por la separación entre los ojos). Para solventarlo, se utiliza un sistema con un espejo con el objetivo de lograr aproximar al máximo las dos lentes y capturar la imagen de modo que se cree esa visión interocular. Este sistema utiliza un espejo a través del cual una de las cámaras captura la imagen mientras que la otra captura la imagen reflejada en un espejo.

Esto permite establecer un punto de convergencia que es, básicamente, la unión del espacio positivo, que es lo que se queda en el fotograma, y del negativo, que es lo que el espectador percibe que se acerca a él.

Este sistema les permite, además, observar los puntos de convergencia en una pantalla y cambiarlos al mismo tiempo que se rueda un escena, de ese modo, se posee la certeza de que la imagen tridimensional capturada es exactamente la deseada. Esto, en palabras de Sean Kelly, un miembro del equipo de rodaje del Hobbit, les permite “ver la película en 3D mientras la ruedan”.

Además de todos estos avances en el sistema de grabación, es clave considerar que la grabación 3D permite montar diferentes mecanismos de cámaras para emplearlos en diferentes situaciones. De este modo, se dispone de un mecanismo para grabar con la cámara en la mano, un mecanismo que permite moverla por raíles, un mecanismo para grúas… El único problema de este sistema es la cantidad de cámaras necesarias para realizar el rodaje de una película en 3D pues se necesitan dos para cada mecanismo y cada mecanismo debe disponer de un modelo principal y uno de repuesto.

Finalmente, sabiendo todo esto sobre la tecnología del 3D, es necesario conocer cómo se realiza el arte conceptual (tradicionalmente diseñado por un artista con un grafito y a mano). En el caso de la trilogía de El Hobbit, lo que se hizo fue aprovechar que las gafas 3D tienen un cristal azul y otro rojo y se dibujó la misma imagen en azul y en rojo para posteriormente tratar de verlas juntas con las gafas 3D[3].

 

REFERENCIAS

[1] Imagen de ‘El Hobbit’. Disponible en: https://imagessl6.casadellibro.com/a/l/t0/56/9788445000656.jpg

[2] RED. Products: Red Epic-W 8K S35. Disponible en: http://www.red.com/products/epicw-8k

[3] Andrei, S (2011). The Hobbit – Behind The Scenes Production Video Blog. [Vídeo de Youtube]. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=gHF536TJ0iE

BIBLIOGRAFÍA

Andrei, S (2011). The Hobbit – Behind The Scenes Production Video Blog. [Vídeo de Youtube]. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=gHF536TJ0iE

Imagen de ‘El Hobbit’. Disponible en: https://imagessl6.casadellibro.com/a/l/t0/56/9788445000656.jpg

RED. Products: Red Epic-W 8K S35. Disponible en: http://www.red.com/products/epicw-8k

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s